Educar en sostenibilidad

Por 09/09/2019Noticias

Esta semana los escolares vuelven a clase tras las vacaciones veraniegas y, desde EDF Solar, queremos hacer hincapié en la relevancia de instaurar un buen modelo de educación ambiental. La lucha contra el cambio climático y la salvaguarda del medio ambiente es responsabilidad de toda la sociedad. Por ello, la concienciación y el compromiso ambiental debe hacerse desde la base: la educación.

Lo que aprendemos siendo niños es lo que aplicamos como mayores en el futuro. Por eso, es fundamental enseñar a los más pequeños qué es la sostenibilidad ambiental o la eficiencia energética.

Dentro de la educación ambiental, el modelo familiar y los centros educativos juegan un papel esencial. Los niños deben percibir que en sus casas hay una conciencia sostenible y, poco a poco, irán interiorizándola y haciéndola suya. Por su parte, los colegios deben contar con programas de educación ambiental en los planes de estudio para mostrar a los estudiantes el valor de los recursos naturales.

Cadena de reciclaje

El inicio de la cadena verde del reciclaje se inicia en el hogar. Hay que realizar una clasificación de todos aquellos desechos que se van generando a diario en base a los códigos de colores de cada uno de los contenedores. Es muy importante concienciar a los niños de la cantidad de residuos que producimos cada día y que sepan qué son y dónde están los puntos limpios en los que hay que depositarlos. La participación de los padres es prioritaria en esta conducta. En los colegios también deben contar con actividades didácticas a través de las cuales los niños aprendan a diferenciar los distintos tipos de materiales de los objetos desechados.

Padres y docentes deben transmitir a los más pequeños el valor de los recursos naturales, como el agua o la madera; unos recursos que cada vez son más escasos y se tienen que cuidar para evitar su derroche.

Consejos prácticos

  1. Enseñar, y seguir el ejemplo, de apagar la luz cuando se abandona una habitación.
  2. Usar más el transporte público, ir en bicicleta o caminar, acciones que evitan contaminar más y proteger el medio ambiente. Optar por vehículos eléctricos.
  3. Rebajar el uso de bolsas de plástico. Se pueden usar varias veces, pero también hay otras opciones para transportar cosas. Evita comprar fruta y verduras envasadas en plástico.
  4. Reutilizar y restaurar antes que consumir. Por ejemplo, reutilizar la ropa, donar libros, comprar de segunda mano, restaurar muebles antes de tirarlos.
  5. Enseñar que el agua no es un recurso ilimitado. 3 de cada 10 personas en el mundo carecen de acceso a agua potable en sus hogares. Por eso es esencial en nuestra vida cotidiana ahorrar agua (cerrar el grifo cuando lavamos los dientes, por ejemplo).
  6. Reciclar papel y enseñar a los niños las diferencias que hay entre distintos residuos de cara a un perfecto reciclaje.
  7. Algo esencial es educar sobre el respeto de animales y de plantas, hacer ver que son seres vivos. Se pueden visitar granjas y parques naturales.
  8. Comprar lo esencial y mostrar que el consumismo sin sentido y abusivo no conduce a nada.
  9. Comprar alimentos de temporada para respetar sus ciclos. Priorizar la compra de productos ecológicos.

Fuente: Fundación Aquae

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Programa desenvolvemento rural EDF Solar