Cómo el autoconsumo ha favorecido la generación distribuida

Por 08/04/2021Noticias
Autoconsumo Eléctrico - EDF Solar

El Consejo de Ministros aprobó el 16 de marzo la versión final del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC). Según el Gobierno, este plan transformará el sistema energético hacia una mayor autosuficiencia energética basándose en el aprovechamiento eficiente del potencial renovable existente en nuestro país. Estos cambios incidirán de manera positiva en la seguridad energética nacional al disminuir de manera significativa la necesidad de realizar importaciones de combustibles fósiles que acarrean una elevada factura económica y que, a su vez, están sometidas a factores geopolíticos y a una volatilidad elevada en los precios.

En términos generales, el PNIEC busca dotar de seguridad y sostenibilidad al sistema eléctrico español, concediendo a los usuarios mayor independencia en la toma de decisiones.  De este modo, el PNIEC prevé, mediante el autoconsumo y la generación distribuida, el fomento de comunidades energéticas locales, así como medidas específicas orientadas a promover el papel proactivo de la ciudadanía en la descarbonización, buscando incrementar la diversidad de actores y la existencia de proyectos participativos, tanto en la generación de energía renovable como en el conjunto del sistema energético.

Del modelo centralizado al distribuido

El autoconsumo está ligado de forma intrínseca a los objetivos de generación distribuida. En oposición al modelo de generación centralizada que se ha desarrollado durante las últimas décadas, ha surgido la implantación de un sistema de generación de energía renovable que rompe la distancia entre los centros de producción, alejados habitualmente del consumidor y en los que es necesario transportar la energía eléctrica a través de líneas de alta tensión, y los puntos de consumo. Esta circunstancia provoca pérdidas de energía en el proceso y, además, conlleva más emisiones de gases de efecto invernadero. Con la generación distribuida, la electricidad se distribuye desde instalaciones muy cercanas al consumidor (incluso en el propio punto de consumo: autoconsumidor).

Además, los sistemas de autoconsumo permiten distribuir la energía entre diversos miembros de una comunidad (una empresa, comunidad de vecinos, polígono, etc.) Se puede almacenar en una batería o acumulador cuando sea necesario y la energía producida sobrante se puede volcar a la red de forma sencilla gracias al mecanismo de compensación simplificada de excedentes.

Democratización del sector energético

Con la generación distribuida se promueve la participación activa del usuario en el sistema eléctrico mediante el uso de fuentes de energía renovable, potenciando las pequeñas instalaciones y abriendo la participación de particulares, pymes e instituciones en el mercado de electricidad, ya que pueden agregar de forma individual y compartida su producción.

Los cambios en el modelo de generación, han conllevado la obligación de adaptación de las infraestructuras y tecnologías del sistema. La implantación masiva de generación renovable en las redes de distribución, ha transformado el esquema tradicional de funcionamiento de las mismas. Hemos pasado de un sistema en el que la energía fluía en un solo sentido, de la red de transporte a la red de distribución y a los consumidores, a un nuevo esquema en el que las redes de distribución pueden importar o exportar energía a la red de transporte, comportándose en conjunto como un consumidor o un generador.

Este nuevo escenario implica además una correcta planificación y control de las redes de distribución y transporte, siendo necesaria la automatización de procesos en la actividad de distribución para gestionar de forma eficiente la energía generada en las múltiples instalaciones de autoconsumo conectadas a la red.

Deja tu comentario